Publicación finalizada

Toyota Hilux 3.0 TDI C/D 4x2 SRV Cuero (163cv) (L09)

Toyota Hilux 3.0 TDI C/D 4x2 SRV Cuero (163cv) (L09)

Precio $ 500.000
Año
2010
Kilómetros
49994 Km
Ubicado en:
Misiones - Posadas - Otros Barrios

Publicación finalizada

Consejos de seguridad

  • No uses servicio de pago anónimos, ni envíes dinero al exterior.
  • Cuídate si mencionan ventas rápidas por mudanza.
  • No pagues sin verificar personalmente la documentación y el estado del vehículo.
  • Desconfía de ofertas debajo del precio de mercado.
  • Mercado Libre y sus afiliadas no tienen vehículos bajo su custodia.
  • Mira nuestra guía de precios.

¿Crees que este no es un vendedor seguro? Denúncialo.

Kilómetros:
49994
Marca:
Toyota
Modelo:
Hilux
Transmisión:
Manual
Año:
2010
Versión:
3.0 TDI C/D 4x2 SRV Cuero (163cv) (L09)

Sonido

  • AM/FM
  • Caja de CD
  • Entrada auxiliar
  • MP3

Seguridad

  • Tercer stop
  • Frenos ABS
  • Airbag conductor
  • Airbag pasajero
  • Alarma
  • Apoya cabeza en asientos traseros
  • Faros antinieblas delanteros
  • Inmovilizador de motor

Toyota Hilux Srv Cuero 4x2 2010 Impecable!!!

		Sentarse en una Toyota siempre predispone de manera distinta. Somos poseídos por el alma de ese vehículo: no es lo mismo dejar que un compacto citadino nos lleve prolijamente por la ciudad a que nos gobierne una bestia, capaz de llenarse de barro hasta el cuello y salir con aires de grandeza sacudiéndose las máculas de su impecable vestimenta. Sentarse en la pick up más vendida del país no resulta indiferente: todo desde allí arriba se ve (y se siente) distinto. 
 
Subir a ella es tarea fácil, gracias a que la amplitud de sus puertas es generosa y a que los estribos nos ayudan a eliminar el obstáculo de la altura. Una vez instalados en el puesto de conducción, tenemos la certeza de que podremos pasar a buscar a cuatro amigos más para irnos a la ruta: todos viajarán cómodamente sentados. 
 
Todos los controles están al alcance de la mano; como novedad, el volante multifunción dispone del manejo de la computadora de a bordo y el equipo de audio. 
 
En cuanto a confort, lo justo y necesario? si no olvidamos que estamos hablando de una versión full (ejem). Cuenta con alarma sonora de luces, se puede abrir desde el interior el tanque de combustible y el estéreo cuenta con mp3. 
 
Empezamos por enumerar la insonorización; para seguir por la prolijidad lograda en su interior, tanto por la cantidad de porta-objetos (guanteras, bolsillos, posavasos, etc.) que ayudan a que cada cosa vaya en su lugar (o al menos no salga disparada a la primera frenada); como por las terminaciones generales y materiales. Sin ser presuntuosos, han mejorado respecto de versiones anteriores. 
 
El tablero es óptimo: brinda la información necesaria, es de fácil lectura y ofrece la tecnología de retro iluminación denominada Optitron que mejora la visualización por las noches. 
 
Cuando una fórmula triunfa, se tiende a no cambiarla, casi como si fuera una cuestión cabalística. La Hilux no ha sido la excepción: siendo históricamente tan exitosa en sus ventas, no se ha aventurado a mayores modificaciones en su diseño exterior. 
 
Los retoques que se le dieron fueron casi imperceptibles, concentrados básicamente en su paragolpes de plástico reforzado que ofrece un entramado tipo ?panal de abeja?; nuevas pinceladas en su parrilla, que en esta versión muestra una boca más abierta; y en las ópticas, que conservando la misma disposición de las luces se ven más transparentes. 
 
En la versión full, la Hilux cuenta con cerradura para la tapa de caja. El paragolpes posterior es de acero cromado, y tiene apoya-pie con protector de plástico en la parte superior. Los espejos retrovisores también son cromados y cuentan con una a favor (se regulan eléctricamente). 
 
Se destaca el agregado de las llantas de aleación de 16 pulgadas, arrastradas de la SW4, y los nuevos calcos que redundan en identificar al modelo en los laterales de la caja. 
 
Repitiendo la fórmula de no cambiar fórmulas, el motor Diesel no ha sufrido modificaciones: decididamente es una planta moderna y cuyo rendimiento y confiabilidad hicieron de soporte para llevarla al uno de ventas. 
 
Si bien es una pick up que uno pude imaginar para tareas rurales o para la práctica off road, la Hilux es también una excelente compañera en la ciudad. Su versatilidad resulta digna de destacar, sobre todo teniendo en cuenta sus amplias dimensiones; casi cinco metros de longitud no pasan desapercibidos en una ciudad. 
 
Este modelo lo logra: tiene una dirección liviana que se hace fundamental, una caja que se combina de manera exacta y suave, basta con tocar el embriague suavemente para pasar los cambios. 
 
A las 2200 vueltas ofrece gran capacidad de respuesta y exhibe su máxima potencia a las 3400 rpm. La transmisión manual es consecuente con lo que propone -las cinco marchas pasan naturalmente, sin sobresaltos - y ofrece un plus de satisfacción: la posibilidad de llevar airosa mil kilos sobre su espalda, y aún así ofrecernos libertad de movimiento. 
 
En autopista se mantiene su facilidad de manejo y su estabilidad, brindando una sensación de seguridad propia de su robustez. 
 
Su consumo acompaña: a 130 km/h requiere de un litro de gasoil para rodar poco más de 10 kilómetros, lo que le permite alcanzar una autonomía neta de más de 800 km. El motor brinda potencia de manera muy progresiva y acelera en 13 segundos de 0 a 100 km/h y en 19,2 segundos de 0 a 400 metros. Desarrolla una potencia máxima de 163 CV a 3.400 rpm y su torque máximo es de 343 Nm, que está disponible entre las 1.400 y 3.200 rpm. Se alimenta mediante el sistema de inyección directa y electrónica de combustible common rail.